miércoles, 29 de junio de 2016

Todo sobre FIBROMAS uterinos

El fibroma es un tumor ginecológico muy frecuente, lo encontramos en por lo menos una de cada 4 mujeres mayores de 35 años. También adopta el nombre de mioma y fibromioma. 


Vamos a contestar las preguntas que usualmente hacen las pacientes: 

¿Si me encuentran un mioma en un examen de rutina debo operarlo? No. Terminaríamos operando a por lo menos una de cada 4 mujeres. El fibroma se opera si da problemas, ya sea por su tamaño o por su ubicación,  o si está teniendo un rápido crecimiento. Los problemas que pueden dar son, entre otros, sangrados excesivos (que pueden ser durante la regla o fuera de ella), dolor pélvico, infertilidad, sensación de bulto y compresión de órganos adyacentes, etc. 

¿Un fibroma siempre causa infertilidad? No. Se considera que si crece dentro de la cavidad del útero (donde debe crecer el bebé) sí causa infertilidad y debe ser removido; pero los fibromas que crecen en la pared del útero sin alterar la cavidad, solo podrían estar relacionados a infertilidad si son grandes (de 4 a más centímetros). Además, los fibromas que crecen hacia afuera del útero no causan problemas para salir encinta. 

¿Puede volverse cáncer? No, el fibroma es un tumor benigno. Existe un tumor llamado leiomiosarcoma que es maligno y que puede ser confundido con el fibroma. Estadísticamente es muy raro que esto ocurra, pero pasa en uno de cada 800 casos aproximadamente.  

¿Cómo se hace el diagnóstico? Hay muchas maneras, pero la ecografía es el examen que más frecuentemente se usa, porque nos da mucha seguridad en el diagnóstico y es un examen que no es caro y podemos hacerlo en la mayoría de establecimientos de salud en el país.  La transvaginal es la que nos da la mejor imagen y es la elección en pacientes que no son vírgenes.  

¿Qué hago si me diagnosticaron fibroma? Muchos fibromas no requieren tratamiento, sino únicamente un seguimiento que se hace en los chequeos anuales de rutina de la paciente.   Cuando se tiene que tratar,  existen varias opciones: desde pastillas, ultrasonido focalizado,  arborización de las arterias uterinas, hasta las cirugías que pueden ser convencionales o laparoscópicas, y que pueden sacar solo los fibromas o todo el útero. 

Las pastillas son bastante efectivas para disminuir el tamaño de los fibromas y sobre todo para acabar con las hemorragias, pero tienen el problema de que son caras y su efecto es temporal, o sea que cuando la paciente deja de tomarlas el problema se reanuda. Pueden ser muy útiles para preparar a una paciente para cirugía o en casos de pacientes que están cerca de la menopausia y que no quieren operarse.   

Ultrasonido focalizado aún no lo tenemos en el país. La embolización es un procedimiento ambulatorio bastante efectivo para ciertos tipos de fibromas cuyo problema es que luego del procedimiento, la paciente puede estar con dolores, flujos y fiebres por algunas semanas. La cirugía hoy en día tiende a ser mínimamente invasiva, se hace por laparoscopía o histeroscopía, (técnicas sobre las que hablaré en próximos artículos) que dejan cicatrices casi invisibles, de apenas 5 milímetros. Al ser tan pequeñitas, el riesgo de infección es mínimo, así como lo es el dolor postoperatorio, lo que permite que la paciente se vaya a su casa usualmente en uno o dos días y vuelva al trabajo también al poco tiempo. 

Algo importante que debe saber la mujer es que, independiente del tamaño del fibroma o del número de ellos, casi nunca es imprescindible sacar el útero. Puede ser conveniente en algunos casos, y esto debe ser conversado con su médico y explicado por él, pero usualmente no es una necesidad ni debe presentarse como tal a la paciente.  
fuente:http://rpp.pe/blog/vida/fibromas-uterinos-respuestas-a-las-dudas-mas-frecuentes-noticia-972661
    fuenteimagen: Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

    lunes, 27 de junio de 2016

    El impacto psicológico de la endometriosis

    Sabes qué es la endometriosis? Muchos varones desconocen que este término se refiere a una de las enfermedades más dolorosas e incapacitantes para la mujer. Pero, curiosamente, no son pocas las mujeres que tampoco han oído hablar de ella. Por este motivo se la conoce como el “enemigo silencioso”. ¿La causa de que sea un tabú? Que forma parte de las dolencias más íntimas.
    Un tabú rodeado de dolor, el principal síntoma que caracteriza a esta enfermedad crónica, que padece el 10% de la población femenina en edad fértil .
    La endometriosis consiste en la implantación y crecimiento benigno de tejido endometrial fuera del útero. Este tejido se localiza de forma habitual en la zona pélvica y los ovarios, pero puede llegar incluso al intestino, la vejiga, el estómago y el pulmón.
    Esto puede causar, además de dolor, sangrado abundante, algunas veces incluso entre periodos, así como  dificultad para quedar embarazada. Es una enfermedad común y en ocasiones hereditaria, que puede dar la cara cuando una mujer empieza a tener el periodo.

    El síntoma principal de la endometriosis, el mencionado dolor, puede, a su vez, presentarse de diversas formas:
    • Periodos dolorosos.
    • Dolor abdominal bajo, antes y durante la menstruación.
    • Dolor lumbar o pélvico en cualquier momento.
    • Retortijones antes y durante la menstruación.
    • Dolor durante o después de la relación sexual.
    Además del dolor, hay que sumarle otro síntoma que se presenta con gran frecuencia: la infertilidad. Ésta puede tener su origen en:
    • Inflamación en el abdomen que impida la unión del óvulo y el espermatozoides.
    • Adherencias pélvicas que obstaculicen el movimiento normal de las trompas e incluso las obstruyan.
    • Endometriosis en los ovarios que impida la normal ovulación y fabricar las hormonas sexuales.
    • Secreción de sustancias no habituales en el abdomen que entorpezcan el proceso normal de fertilidad.
    Recibir un diagnóstico de endometriosis supone un impacto psicológico importante, puesto que no se conoce la causa que la produce y ni tratamiento específico. Es difícil hacerse a la idea de que se padece una enfermedad crónica como ésta, puesto que, como hemos visto, presenta dolor crónico de por vida y puede en muchos casos afectar a la fertilidad.
    En cada mujer, asegura la experta de Clínicas Eva, se dará una configuración particular de la enfermedad y de su vivencia emocional según qué áreas se vean afectadas. Algunas de estas áreas pueden resultar más obvias y evidentes, pero otras pueden ser más difíciles de identificar, porque pueden ser sutiles y pertenecer a la parte más íntima de la mujer.
    Algunas de estas áreas son:
    • Laboral: En ocasiones se producen dolores fuertes que impiden llevar una vida activa normal. Consultas médicas e intervenciones quirúrgicas que suponen días libres y bajas laborales.
    • Familiar y social: Incomprensión y frustración por parte del entorno que les rodea, produciendo en la mujer aislamiento y soledad.
    • Económicas: Tratamientos médicos y medicaciones de precio considerable, así como tratamientos de reproducción asistida en los casos de infertilidad.
    • Sexual: Problemas a la hora de mantener relaciones sexuales, como dolor antes, durante o después de la relación sexual, falta de apetito, calambres, etc.
    • Ocio y tiempo libre: Pueden verse reducidas algunas actividades y experiencia que supongan esfuerzo y movimiento físico, de forma temporal o más o menos crónica.
    Ante el shock inicial del diagnóstico y en el periodo en el que es necesario ir acostumbrándose a convivir con la enfermedad , os aconsejo seguir la siguiente ruta:
    • Aceptación: Acepta tu enfermedad, sabiendo que habrá momentos de empeoramiento en los que deberás permitirte descansar y moderar tus actividades.
    • Continúa con tu vida: Una vez aceptada la enfermedad, coge las riendas de tu vida y ocúpate de ella, conociendo tus nuevos límites.
    • Aprende a explicar tu enfermedad: Saber y conocer todos los aspectos de la enfermedad te ayudará a conectar con los demás y a conseguir que entiendan por lo que estás pasando.
    • Busca grupos de apoyo en tu ciudad o por Internet: Te ayudará a entender mejor la enfermedad, identificarte con un grupo de iguales y te sentirás comprendida por personas que se encuentran en tu misma situación.
    • Pide ayuda y déjate ayudar: Busca ayuda profesional siempre que lo necesites.
    Una vez que la endometriosis es confirmada por el médico, comienza una etapa de acostumbramiento a esta nueva realidad. Esta etapa será recorrida con mayor o menor dificultad de acuerdo a las características de cada persona. En muchas ocasiones es vivida como una pérdida en relación a un estado de salud anterior, es decir una pérdida de salud. Es imposible valorar en qué medida puede afectar ya que las experiencias son individuales, pero esta vivencia de pérdida de salud, es general. Al comienzo la mujer puede experimentar un sentimiento de injusticia, le resulta difícil aceptar la situación, y tampoco sabe muy bien cómo enfrentarlo. El riesgo estaría en que se transforme en un estigma, en algo que la diferencia y la aisla. 
    Lo cierto es que le exige un esfuerzo emocional que implica el abandono de una idea de salud " total ", y el aceptar convivir con esta nueva problemática. Comienza a transitar por diferentes propuestas terapeúticas (análisis, administración de medicamentos, indicación de cirugía ). Va tomando contacto con los efectos que pueden sobrevenir a raíz de la medicación, o bien sobre su sexualidad, y también sobre las perspectivas de fertilidad, en caso que estén en la búsqueda de un hijo. 

    El contacto con esta nueva realidad puede acarrear un sentimiento de vulnerabilidad somática y emocional. Es por ello que es muy importante el trabajo grupal y el abordaje interdisciplinario, abarcando los aspectos orgánicos y emocionales en juego. 

    El poder entender los aspectos psicológicos que conllevan la endometriosis, permite de esta manera, modificar los niveles de sufrimiento, reduciéndolos, el grado de enojo y de preocupación. Cuando una mujer está siendo contenida en aquello que la preocupa, mejora su estado emocional y su visión acerca del futuro. Le permite ir siguiendo el curso de su enfermedad, que es único y diferente de las demás, con la posibilidad de sentirse contenida y de sentirse también capaz de poder enfrentarlo. No quedar atrapada en sentimientos de desvalorización o preocupación, sino traspasando esos momentos, poder desarrollar la auto- preservación y el cuidado de sí mismas. 

    Los aspectos psicológicos de la endometriosis son vitales para su abordaje, permiten comprender y contener a la mujer que padece esta enfermedad, y permiten también un mejor cuidado de sí mismas en una etapa de su vida que abarca desde la adolescencia, la adquisición plena de una identidad femenina y la proyección de los hijos. Es decir, que afecta a la mujer en sus años reproductivos, y en la medida en que los aspectos psicológicos (emocionales y cognitivos ) sean incluídos y comprendidos en la atención de la mujer, mejorará su perspectiva y su calidad de vida.

    Victoria Martínez Navarro es Psicóloga Especialista en Fertilidad en Clínicas Eva.
    Imágenes: Pinterest 
    fuente: http://www.nosotras.com/salud/el-impacto-psicologico-de-la-endometriosis-518288
    http://www.forodelzocalo.cl/showthread.php?1289-Aspectos-psicol%F3gicos-de-la-endometriosis

    martes, 21 de junio de 2016

    Manejo de la endometriosis e infertilidad - Articulo cientifico

    Articulo a cargo del Dr Adolfo F. Rechkemmer, Profesor Principal Universidad Peruana Cayetano Heredia, Lima, Perú

    Las decisiones clínicas en el manejo de la infertilidad asociada a endometriosis son difíciles y muchos aspectos no han sido evaluados en ensayos clínicos aleatorizados. 

    La laparoscopia es el estándar de oro para el diagnóstico de endometriosis, y la decisión de hacerla dependerá de la edad de la paciente, duración de la infertilidad, historia familiar, dolor pélvico, presencia de tumoraciones pélvicas en la ecografía, entre otros. El tratamiento quirúrgico conservador de la endometriosis debe encaminarse a la recuperación de la función reproductiva mediante la eliminación de los implantes y la reconstitución de la anatomía pélvica alterada. El manejo quirúrgico laparoscópico de la endometriosis, en comparación con el abordaje a cielo abierto, permite una estancia hospitalaria corta, recuperación rápida, incisiones más pequeñas. En el tratamiento quirúrgico de la infertilidad asociada a endometriosis, la ablación de lesiones endometriósicas y la liberación de adherencias mejoran la fertilidad en endometriosis mínima y leve, comparada con la laparoscopia diagnóstica sola. 


    En casos de endometriomas mayores de 4 cm, la quistectomía laparoscópica mejora la fertilidad, comparada con el drenaje y cauterización. La técnica quirúrgica de la quistectomía debe ser lo más cuidadosa posible, para evitar dañar tejido ovárico sano, evitando así reducir la reserva ovárica. Luego de la laparoscopia se puede proceder a superovulación con inseminación intrauterina, aunque el manejo expectante es una opción para mujeres jóvenes.


     La fertilización asistida de alta complejidad es el tratamiento aconsejado en casos de factor tubo-peritoneal severo, factor masculino severo o cuando otros tratamientos de menor complejidad han fallado. El tratamiento con agonistas de GnRH durante 3 a 6 meses antes de la fertilización in vitro (FIV) debe ser considerado en casos de endometriosis severa.  
    Palabras clave: Endometriosis, infertilidad; tratamiento, reproducción asistida.  


    INTRODUCCIÓN  

    La endometriosis es una enfermedad crónica y frecuente. Aunque muchas mujeres pueden ser asintomáticas, la mayoría presenta dolor pélvico, infertilidad o tumoración anexial. La prevalencia de endometriosis es difícil de establecer y existe un amplio rango en la literatura. Así, la prevalencia de endometriosis en mujeres sometidas a laparoscopia por infertilidad oscila entre 9 y 50%. En mujeres sometidas a esterilización tubárica, se encuentra endometriosis en 1 a 7%, mientras que en mujeres con dolor pélvico la prevalencia de endometriosis oscila entre 30 y 80% . Los sitios más comunes de implantes endometriósicos son: fondo de saco posterior, ligamentos útero sacros, ovarios y ligamentos anchos .

    En el tratamiento de la endometriosis se debe tener en cuenta la edad de la paciente, deseo de embarazo, intensidad de los síntomas, estadio de la enfermedad, tratamientos previos y costo. En tanto la cirugía o el tratamiento médico son eficaces en casos de dolor pélvico producido por endometriosis, el tratamiento de la endometriosis en mujeres infértiles motiva varias consideraciones complejas que no tienen respuestas simples y que abordaremos en esta revisión de la literatura.  

    ENDOMETRIOSIS E INFERTILIDAD  

    La relación causal entre endometriosis e infertilidad no ha sido claramente establecida y sigue siendo controversial, especialmente en los estadios iniciales. 


    Se ha propuesto varios mecanismos biológicos para explicar la disminución de la fecundidad en mujeres con endometriosis :  


    1. Anatomía pélvica alterada: compromete la salida del óvulo o su captura y transporte por la trompa.  
    2. Función peritoneal alterada: aumento del líquido peritoneal, aumento de macrófagos activados, prostaglandinas, interleuquina 1, factor de necrosis tumoral y proteasas.
    3. Inmunidad celular y humoral alterada: aumento de linfocitos y anticuerpos IgG e IgA en endometrio.  
    4. Anormalidades ovulatorias y endocrinas: síndrome del folículo luteinizado no roto, defectos de fase lútea, desarrollo folicular alterado, picos prematuros de LH.  
    5. Implantación comprometida: disminución en la expresión de αβ integrina (molécula de adhesión celular) durante la ventana de implantación.  
    6. Calidad ovocitaria y embrionaria: se ha descrito anormalidades en la calidad de los ovocitos y embriones en mujeres con endometriosis.  
    7. Transporte útero-tubárico anormal: se ha sugerido que mujeres con endometriosis muestran una reducción en el transporte fisiológico útero-tubárico comparadas con grupos controles.

    DIAGNÓSTICO  

    Para un diagnóstico definitivo de endometriosis se requiere un procedimiento quirúrgico, por lo general laparoscopia. La historia y examen clínico pueden mostrar dismenorrea, dolor pélvico crónico, útero retroverso, tumoraciones anexiales y nodularidad en fondo de saco. La ecografía puede encontrar tumores mixtos de ovario en caso de endometriomas, pero no es útil para detectar implantes peritoneales. Los beneficios terapéuticos de la laparoscopia para incrementar la fecundidad en una mujer con endometriosis leve o mínima son muy pobres, por lo que la necesidad de hacer una laparoscopia diagnóstica en la paciente infértil asintomática y en qué momento realizarla es controversial.  
    El sistema de clasificación de endometriosis de la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (ASRM 1996) es el sistema de clasificación más ampliamente aceptado. Sin embargo, existe una pobre correlación con la probabilidad de lograr embarazo luego del tratamiento. Recientemente, Adamson y Pasta desarrollaron una herramienta clínica llamada ‘índice de fertilidad de endometriosis’, que predice la probabilidad de embarazo en mujeres con diagnóstico laparoscópico de endometriosis que intentarán embarazo sin el empleo de técnicas de alta complejidad .  

    TRATAMIENTO MÉDICO DE LA ENDOMETRIOSIS  

    No hay evidencia que el tratamiento médico de la endometriosis mejore la fertilidad , en tanto que sí es efectivo en aliviar el dolor asociado con endometriosis. La supresión de la función ovárica (tratamiento médico) tiene varias opciones: anticonceptivos orales combinados, danazol, análogos de la GnRH y medroxiprogesterona.  


    El tratamiento médico para la infertilidad asociada a endometriosis mínima o leve no es efectivo (nivel de evidencia 1 a) y no debe ser administrado con el objetivo de incrementar la posibilidad de embarazo.  

    La eficacia de los inhibidores de la aromatasa, moduladores selectivos de los receptores de estrógeno (SERMs), antagonistas de progesterona o moduladores selectivos de los receptores de progesterona (SPERMs), en el manejo médico de la endometriosis e infertilidad, requiere mayor evaluación.  


    TRATAMIENTO QUIRÚRGICO DE LA ENDOMETRIOSIS  

    El tratamiento quirúrgico de la mujer infértil con endometriosis debe encaminarse a la recuperación de la función reproductiva mediante la eliminación de los implantes y la reconstitución de la anatomía pélvica alterada


    . La cirugía conservadora, tanto por vía laparoscópica o por laparotomía, ha sido usada extensamente para el tratamiento en infertilidad. Sin embargo, la laparoscopia es considerada actualmente el estándar de oro por las ventajas que ofrece esta técnica: menor pérdida sanguínea durante la operación, menor estancia hospitalaria e reincorporación precoz de la paciente a sus actividades laborales. Asimismo, permite el tratamiento no solo de la patología ovárica y del compartimento pélvico anterior, sino también un abordaje mucho más cómodo al compartimento pélvico posterior, permitiendo la extirpación de nódulos en ligamentos útero-sacros, cara anterior de recto y tabique recto-vaginal.

    La ablación de lesiones endometriósicas y la liberación de adherencias mejoran la fertilidad en endometriosis mínima y leve, comparada con la laparoscopia diagnóstica sola , aumentando en 8,6% la probabilidad de embarazo; el número necesario para tratar (NNT) es 12, lo que significa que por cada 12 pacientes con endometriosis mínima o leve tratadas quirúrgicamente por laparoscopia, habrá un embarazo adicional. No existe evidencia que el pronóstico varíe según el método de ablación quirúrgica empleada: electrocirugía o láser. Tampoco existe evidencia que la excisión sea mejor que la ablación .

      
    No existen estudios aleatorizados y controlados que evalúen si la extirpación quirúrgica de focos endometriósicos mejora la fertilidad en casos moderados o severos de endometriosis. Sin embargo, parece haber una correlación negativa entre el grado de endometriosis y la tasa acumulativa de embarazos espontáneos después de la remoción quirúrgica de endometriosis .

    Entre 17% a 44% de pacientes con endometriosis tienen un endometrioma ovárico. Todo endometrioma que es punzado y aspirado tiene una tasa alta de recidivas, por lo que el tratamiento generalmente aceptado es el quirúrgico. En casos de endometriomas mayores de 4 cm, la quistectomía laparoscópica mejora la fertilidad, comparada con el drenaje y cauterización (18,19). Asimismo, se ha demostrado que la extirpación de la pared del quiste se asocia con un menor riesgo de recurrencia del endometrioma y reintervención, al compararla con la vaporización láser o cauterización (20). Debe intentarse la enucleación del endometrioma intacto, aunque es frecuente la rotura del quiste durante la disección; se debe realizar un lavado prolijo en estos casos y eliminar los productos de desecho del endometrioma. La técnica quirúrgica de la quistectomía debe ser lo más cuidadosa posible para evitar dañar tejido ovárico sano, evitando así reducir la reserva ovárica. En endometriomas pequeños puede ser difícil extirpar completamente la pseudocápsula, y se considera adecuada cualquiera de las dos alternativas -cauterización o extirpación-, aunque es preferible tratar de enviar tejido para estudio histopatológico.  
    Al compararlo con cirugía sola o cirugía con placebo, el tratamiento hormonal pre o postoperatorio (tratamiento médico y quirúrgico combinado) no tiene efectos sobre la tasa de embarazos, y está contraindicado, ya que retarda la oportunidad para que ocurra el embarazo. 


    REPRODUCCIÓN ASISTIDA  

    Luego del tratamiento quirúrgico laparoscópico, la inseminación intrauterina (IIU) mejora la tasa de embarazos en endometriosis mínima o leve, de preferencia con ciclos estimulados (22). En un gran estudio aleatorizado (23) en 932 parejas infértiles con endometriosis estadio I y II, la fecundidad mensual en el grupo de gonadotropinas + IIU (9%) fue significativamente mayor que en el grupo IIU sola (5%), gonadotropinas + inseminación intracervical (4%) e Inseminación intracervical sola (2%).  
    En otro estudio aleatorizado (24) se encontró que el citrato de clomifeno + IIU triplica la tasa de embarazos comparado con los controles (9,5% vs. 3,3%). Fedele y col (25) evaluaron el efecto de tres ciclos de gonadotropinas + IIU y lo compararon con un grupo control, encontrando una fecundidad por ciclo de 15% en el grupo tratado y 4,5% en el grupo control.
    La fertilización asistida de alta complejidad es el tratamiento aconsejado en casos de factor tubo-peritoneal severo, factor masculino severo o cuando otros tratamientos de menor complejidad han fallado. El tratamiento con agonistas de GnRH durante 3 a 6 meses antes de la fertilización in vitro (FIV) debe ser considerado en casos de endometriosis moderada a severa, ya que incrementa hasta en 4 veces la posibilidad de embarazo clínico, según lo demuestra un metaanálisis de Sallam y col (26).  
    Si la paciente será sometida a FIV o ICSI y tiene un endometrioma asintomático, no existe evidencia que sugiera que la remoción del endometrioma mejorará la tasa de embarazos. Sin embargo, si el endometrioma es grande (mayor de 4 cm), se recomienda una quistectomía laparoscópica previa. Ello permitirá confirmar histológicamente el diagnóstico, reducir el riesgo de infección, facilitar la aspiración folicular y posiblemente mejorar la respuesta ovárica (11,13). Es importante explicar a la paciente el riesgo potencial de reducción de la reserva ovárica post cirugía, así como el riesgo de ooforectomía.  


    CONCLUSIONES  
    • Existen pocos ensayos clínicos aleatorizados y controlados sobre el tratamiento de la infertilidad asociada a endometriosis.  
    • En la formulación del manejo debe considerarse la edad, duración de infertilidad, dolor pélvico y estadio de la endometriosis.  
    • El manejo quirúrgico laparoscópico de la endometriosis, en comparación con el abordaje a cielo abierto, permite una estancia hospitalaria corta, recuperación rápida, incisiones más pequeñas.
    • Durante la laparoscopia diagnóstica, se debe considerar cauterizar o extirpar las lesiones endometriósicas visibles.  
    • El tratamiento laparoscópico del endometrioma ovárico por extirpación de la pared del quiste parece ser el mejor tratamiento quirúrgico.  
    • Se debe tener cuidado de preservar la corteza ovárica normal durante la quistectomía, con una técnica microquirúrgica laparoscópica.  
    • Luego de la laparoscopia en mujeres infértiles con estadio I o II de endometriosis se puede considerar manejo expectante o superovulación + IIU, en mujeres jóvenes. En mayores de 35 años tratarlas con superovulación + IIU o FIV.  
    • En mujeres con estadio III o IV de endometriosis que no logran embarazo luego de la cirugía conservadora, o si tienen edad avanzada, la FIV es una alternativa adecuada.

    Referencias Bibliográficas  
    1. Mahmood TA, Templeton A. Prevalence and genesis of endometriosis. Hum Reprod. 1991;6:544-9.  
    2. Ajossa S, Mais V, Guerriero S, , Paoletti AM, Palmas M, Mascia M, Melis GB. The prevalence of endometriosis in premenopausal women undergoing gynaecological surgery. Clin Exp Obstet Gynecol. 1994;21(2):195-7.  
    3. Jefferson L, Cerna S, Rechkemmer A. Endometriosis en pacientes con infertilidad. Ginecol Obstet (Perú). 1999;45(2):91-6.  
    4. Missmer SA, Hankinson SE, Spiegelman D , Barbieri RL, Marshall LM, Hunter DJ. Incidence of laparoscopically confirmed endometriosis by demographic, antropometric, and lifestyle factors. Am J Epidemiol. 2004;160(8):784-96.  
    5. Hoshiai M. Laparoscopy evaluation of the onset and progression of endometriosis. Am J Obstet Gynecol. 1993;59:1015.  
    6. Rechkemmer A. Diagnóstico de endometriosis. Reproducción 




    Abstract  

    Clinical decisions in the management of infertility associated with endometriosis are difficult because many clinical decision points have not been evaluated in randomized clinical trials. Laparoscopy is the gold standard for diagnosis of endometriosis and the decision to perform it should take into consideration factors such as patient´s age, duration of infertility, family history, pelvic pain, pelvic mass on ultrasound. Conservative surgical treatment of endometriosis must be directed to reproductive function recuperation by eliminating implants and reconstruction of the altered pelvic anatomy. Laparoscopic treatment of endometriosis as compared with laparotomy allows short time of hospitalization, faster recovery, smaller incisions. Surgical treatment of endometriosis associated infertility includes ablation of endometriotic implants and adhesions to improve fertility in minimal and mild endometriosis. In cases of endometriomas 4 cm or larger, laparoscopic cystectomy improves fertility compared with drainage and cauterization. Laparoscopic cystectomy must be carefully performed to avoid damage of normal ovarian tissue, preserving ovarian reserve. Superovulation with intrauterine insemination may be offered after laparoscopy, although expectant management is an option for younger women. In vitro fertilization should be offered in cases of severe tuboperitoneal factor, severe male factor, or in cases of failure to other treatments. Among patients with severe endometriosis, 3 to 6 months of GnRH agonists treatment should be considered.  




    Key words: Endometriosis, infertility, treatment, assisted reproduction.  

    fuente: Revista Peruana de Ginecologia y Obtetricia

    miércoles, 15 de junio de 2016

    “Guía para la comprensión y el apoyo psicológico de la mujer con endometriosis"

    “Guía para la comprensión y el apoyo psicológico de la mujer con endometriosis" 

    Autora: María Reula Baquero Psicóloga Sanitaria Nº 5020202 del Registro de Centros Sanitarios del Gobierno de Aragón. Colegiada número A-1611 del Colegio Profesional de Psicólogos de Aragón.

    ASOCIACION DE AFECTADAS DE ENDOMETRIOSIS DE ZARAGOZA

    Aqui puedes descargar la guia

    http://www.escuelas.msssi.gob.es/podemosAyudar/cuidados/docs/endiometriosis.pdf

    O leerla a continuación: 

































    Científicos chinos encuentran potencial tratamiento para infertilidad en pacientes con SOP

    El SOP es una de las enfermedades endócrinas más comunes en las mujeres en edad reproductiva y puede provocar ciclos menstruales irregulares, ovarios poliquísticos e infertilidad


    WASHINGTON, 22 feb (Xinhua) -- Científicos chinos señalaron hoy que encontraron un posible tratamiento para las mujeres con síndrome de ovario poliquístico (SOP), una importante causa de infertilidad caracterizada por una ausencia crónica de ovulaciones.
    El trasplante de tejido adiposo marrón (TAM), uno de dos tipos de grasa encontrado en seres humanos y otros mamíferos, en ratas con SOP estabilizó de manera significativa la irregularidad menstrual y mejoró la ovulación y los resultados del embarazo, se indicó en la revista estadounidense Proceedings de la Academia Nacional de Ciencia.
    El estudio fue realizado de manera conjunta con Wanzhu Jin del Instituto de Zoología de la Academia de Ciencias de China y Zijiang Chen de la Universidad de Shandong.
    El SOP es una de las enfermedades endócrinas más comunes en las mujeres en edad reproductiva y puede provocar ciclos menstruales irregulares, ovarios poliquísticos e infertilidad.
    La enfermedad también está asociada con un alto riesgo de presentar resistencia a la insulina, diabetes tipo 2, obesidad, dislipidemia y enfermedad cardiovascular.
    Debido a que la causa del SOP es en gran medida desconocida, no hay cura o algún tratamiento específico para este padecimiento. Cambios en el estilo de vida como bajar de peso y hacer ejercicio han sido las recomendaciones para las mujeres con SOP.
    En el nuevo estudio, los investigadores encontraron que el transplante de TAM activa el TAM endógeno, el cual secreta adiponectina, una adipocina marrón sistémica que desempeña un papel prominente el metabolismo de la energía de la totalidad del cuerpo y en la fisiología del ovario, dijo Jin a Xinhua.
    Las investigaciones demostraron que inyectar adiponectina en una rata con SOP "repite los efectos benéficos del transplante de TAM normalizando la actividad del TAM, las anormalidades metabólicas, la aciclicidad y los niveles hormonales anormales".
    "El estudio constituye una nueva pista para el tratamiento de pacientes con SOP", dijo Jin.
    Pero el transplante de TAM por sí mismo está lejos de ser una aplicación clínica porque no es fácilmente aplicable a los seres humanos, dijo.
    En consecuencia, la administración de medicamentos que mejoren la actividad del TAM serán estrategias alternativas para el tratamiento del SOP, señaló.
    Los investigadores están planeando ahora pruebas clínicas con fármacos para activar el TAM en las mujeres con SOP..
    (Editor:Felipe Chen,Rocío Huang) 

    fuente: http://spanish.peopledaily.com.cn/n3/2016/0223/c92121-9019915.html

    martes, 7 de junio de 2016

    Vida Sexual despues de la Histerectomia


    El útero o matriz es un órgano estrictamente reproductivo. Su función es albergar al bebé a lo largo de los nueve meses del embarazo. Por eso, las mujeres que no tienen matriz solo pierden la capacidad de embarazarse. En el ámbito sexual la matriz carece de importancia, su ausencia no afecta la vida sexual, de hecho muchas afirman sentir más deseo tras serles retirado el útero.
    Por años, la histerectomía ha tenido una mala reputación entre las mujeres, especialmente en lo que se refiere a sus supuestos efectos adversos sobre el disfrute sexual. Relaciones íntimas dolorosas, falta de interés, resequedad vaginal y menor cantidad de orgasmos son, usualmente, los temores principales que pasan por la mente de las pacientes antes de este procedimiento que consiste básicamente en la extirpación quirúrgica de la matriz.
    Estas preocupaciones; sin embargo, suelen ser simples mitos, pues está comprobado que la vida sexual de las mujeres no se afecta después de una histerectomía. De hecho, expertos señalan que, para sorpresa de muchos, los encuentros bajo las sábanas mejoran tras dicha cirugía, pues ésta corrige problemas médicos previos.
    La ginecóloga obstetra Carmen Vílchez explica su blog salud180 que la frecuente intervención ginecológica libera a un buen número de mujeres de los dolores asociados con la endometriosis severa, los fibromas y el prolapso uterino, entre otras tantas afecciones que perjudican el placer sexual.
    “En realidad, la mayoría de las mujeres que sufren una histerectomía reportan una mejoría en su libido luego de su recuperación. Típicamente el útero se remueve por condiciones que causan molestias, incomodidad y dolor. El eliminar la fuente de esas molestias tiende a ayudar en la sensación de alivio y permite disfrutar de las relaciones sexuales”, asegura la dra. Vílchez.
    Aunque el tiempo de recuperación varía de una mujer a otra, los especialistas aconsejan planificar de cuatro a ocho semanas de convalecencia para retornar al placer. La dra. Vílchez destaca que pese a las preocupaciones de las pacientes, el deseo sexual no está en jaque después de una histerectomía. Más allá de las secuelas físicas, es la respuesta emocional la que podría perjudicar, en mayor medida, la actividad sexual de la mujer.

    Libido libre de riesgo

    La ginecóloga y obstetra Susana Schwarz destaca que, pese a preocupaciones de las pacientes, el deseo sexual no está en jaque después de una histerectomía.
    La investigación Maryland Women’s Health Study, publicada en el Journal of the American Medical Association, reveló -muy por el contrario- que el procedimiento puede tener efectos muy positivos en la vida sexual de una mujer.
    Entre los resultados del estudio, que siguió las experiencias de 1,101 mujeres durante los primeros dos años después de una histerectomía, destaca que casi tres cuartas partes de las féminas que inicialmente experimentaron baja libido, reportaron una mejoría después de la cirugía.
    Asimismo, dos terceras partes de aquellas que reportaron no tener orgasmos antes de visitar al quirófano, los estaban experimentando un año más tarde.
    “Por el mero hecho de sacar la matriz, que es lo mismo que el útero, no tiene por qué verse afectado el deseo sexual”, precisa la doctora Schwarz. “Mucha literatura en los Estados Unidos alegaba que la histerectomía afectaba los orgasmos. Pero yo misma he hablado con mis pacientes porque me preocupaba esa afirmación, y no es el consenso. De hecho, muchas mujeres, incluso mayores de 50 años, dicen que pueden tener una vida activa sexualmente sin problemas”, enfatiza.

    Ten una vida íntima plena!
     Disfruta. Algunas mujeres dicen que gozan más del sexo después de una histerectomía, sobre todo si tenían una gran cantidad de sangrado y dolor.
    – Sácale provecho. La pérdida de las hormonas puede causar resequedad vaginal y hacer que el sexo incómodo. Un gel o lubricante vaginal pueden reducir este síntoma y hacer tu vida sexual más interesante.

    fuente: http://noticiaaldia.com/2016/05/atencion-mujeres-vivir-sin-utero-no-es-impedimento-para-disfrutar-del-sexo/  http://www.laopinion.com/2016/04/06/disfrutar-sexo-despues-histerectomia/
    fuente imagen1: shutterstock_60279286
    fuente imagen2: www.anticancerfund.org